lunes, 6 de enero de 2014

La Sandía, fiel Aliada en la Estación de Verano...

Sandía: frescura de beneficios

Reconocida por grandes y chicos por su tamaño y su color, la sandía es un fiel aliado en la estación de verano y, por ende, en los días de elevadas temperaturas, debido a sus importantes aportes nutricionales. Los invito a conocerlos en detalle.

sandia 480x360 Sandía: frescura de beneficios
La “citrullus lanatus”, más conocida como sandía, es una fruta originaria de África tropical con posterior desarrollo en el continente asiático y americano.

Lo que consumimos corresponde al fruto de la planta, caracterizado por su gran tamaño (supera los cuatro kilos y puede llegar a pesar hasta 10) y por su contenido líquido (teniendo en cuenta que más del 90% es agua).

Hoy sus principales países productores son Turquía, Grecia, Italia, España, China y Japón.

¿A qué se debe su diferencia de colores?

Su parte exterior presenta distintas tonalidades de verde y su parte interior sorprende por su intenso color rojo. Esto último se explica por su alto contenido de licopeno, un antioxidante que también está presente en los tomates.

Verde por fuera y roja por dentro, la sandía nos proporciona importantes beneficios para nuestro organismo.

Fuerte valor hidratante. Debido a que casi el 93% de su contenido es agua y sólo tiene 6% de azúcares. Esto le permite ser considerada como un alimento ideal para las dietas de bajas calorías, ya que sólo aporta 20 calorías por cada 100 gramos.

Es fuente de vitaminas y minerales.
 Especialmente aporta cantidades considerables de vitamina C, vitamina A (cuatro veces más que la naranja), magnesio y potasio (necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la correcta actividad muscular).

Cumple una función antioxidante.
 Gracias al pigmento licopeno que le brinda su color interior rojizo.

Es fuente de
fibra,
 que contribuye en la limpieza de los intestinos y su correcto funcionamiento. Además, favorece en la eliminación de residuos tóxicos.

Ayuda al corazón.´
 Contiene altas dosis de L-citrulina, una sustancia que produce el relajamiento de los vasos capilares y que se metaboliza en un aminoácido con efectos beneficiosos para el corazón, el aparato circulatorio, la hipertensión y el sistema inmunitario.

Recomendable ante ciertas enfermedades,
 como los problemas renales o las asociadas a las vías urinarias.

La sandía y el medioambiente


Como toda fruta, lo importante a la hora de consumir sandía es conocer las características de su proceso de elaboración según algún tips clave que siempre comentamos: que respete los principios del comercio justo, que sea de producción orgánica y que se elabore localmente.

Pero, en el caso de la sandía, hay otro aspecto importante y es que se puede tratar de una fruta “cero residuo”.

 ¿Por qué?

Se trata de un fruto que se puede aprovechar al máximo: jugo, cáscara y semilla son comestibles.

¿Cómo podés consumirla al 100%?

- Podés comer las semillas tostadas o molidas en la elaboración de panes, por ejemplo.
- La cáscara se suele hacer confitada o glaseada.
- La pulpa podés consumirla sola o en comidas de mayor elaboración como helados, ensaladas o jugos.

Fuentes consultadas: Alimentación Sana, Alimentación Salud, Sólo Vegetales, Quo. 


MAS INFO: http://buenasiembra.com.ar/salud/alimentacion/como-combinar-mejor-las-frutas-sus-beneficios-1471.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario